El retorno

Por Amelia Pérez
 

Pasados ya los largos días de confinamiento, me preparo para abrir nuestra pequeña tienda. Estoy muy agradecida por los pedidos que se han realizado online durante el tiempo que hemos permanecido cerrados al público, pero soy de carne y hueso y echo de menos atenderos en persona. Debo admitir que hacía casi 16 años que no rompía mi rutina habitual de abrir al público el sábado por la tarde y el domingo por la mañana. Me encanta mi trabajo y me siento privilegiada siempre que los clientes llegan de todas partes interesados en conocer mis creaciones. 

 

Jofaina en la entrada, listo para la reapertura de la tienda Los Jabones de Mi Mujer en Santiuste de Pedraza, Segovia.

El palanganero y jofaina antiguos cobran protagonismo en nuestra tienda.



Escuchar el timbre y acercarme a la puerta para abrir es un momento de expectación. En estas fechas, además, debo estar especialmente atenta ya que paso mucho tiempo en  el jardín. Al abrir la puerta, casi siempre me encuentro con sonrisas nuevas, otras veces me llevo una sorpresa con un cliente habitual, y alguna visita sorpresa de los amigos. Una vez dentro, intento que el visitante se encuentre a gusto dentro del espacio que he llenado de cariño. Me quedo con la cara de todos los que me visitan, aunque no puedo decir lo mismo de los nombres.

 

He llegado a cerrar una hora más tarde sin darme cuenta, de lo bien que lo estaba pasando.

 

El hecho de que estamos en un entorno rural hace de filtro y comparto gustos afines con los clientes, la cosmética natural, la naturaleza, el campo, la comida sana… por nombrar algunos. La compra suele derivar en una conversación. Hablamos de la vida en el campo o compartimos experiencias o historias. He llegado a cerrar una hora más tarde sin darme cuenta, de lo bien que lo estaba pasando.

 

Detalle de palanganero y jofaina antiguos preparados para el uso de los clientes que visitan la tienda.

La opción que ofrecemos a nuestros clientes frente al gel de manos..

Anécdotas

Me rio cuando me acuerdo algunas anécdotas como la de una clienta que me pidió “un jabón para el código de barras”, señalando las arrugas que tenía en el labio superior. Hasta entonces no había escuchado el término. Recuerdo también un chico que había llegado a conocernos porque se desvió en parapente y aterrizó cerca del taller, vio nuestro cartel y se llevó un regalo para suavizar la bronca segura con la que le esperaba su novia. O de la clienta que me escribió desde Copenhague para explicarme que un perro les había seguido en su caminata desde la tienda a Pedraza, el mismo perro que llevaba buscando una vecina la semana anterior. Me han dado muchos consejos, como el de plantar un romero a la derecha de la puerta principal para evitar los malos espíritus. Para algunos, somos parte de su experiencia de visita a la zona, llegan relajados y con ganas de empaparse de información y a mí me encanta contarles lo que pueden encontrar por la zona y, sobre todo, donde pueden comer bien.

 

Amelia prepara la tienda de jabones para la visita de clientes durante la reapertura en la fase 1 de desescalada.

Preparando la tienda con mi mascarilla hecho a mano por @tengotela.

 

Mientras llega el sábado, doy el habitual repaso a la tienda, limpiando, colocando y decorando. Los jarrones llenos de flores silvestres de todos los colores. El palanganero y jofaina antiguos cobran protagonismo en nuestra tienda, recibiendo a los visitantes con una agradable limpieza de manos con nuestros jabones naturales, la opción que ofrecemos frente al gel de manos.

Espero que se encuentren muy bien y con ganas de salir y explorar los caminos tan maravillosos que la naturaleza nos regala estos días. Aquí os espero con ganas de compartir y de crear nuevos recuerdos.

  

Horario

Sábados de 17h - 20h.

Domingos y Festivos de 11h - 14h.
Entre semana: Previa cita. Tel: 921 50 64 50, info@losjabonesdemimujer.com
(Debido a producción, entre semana solicitamos previa cita.)
 
Dirección:

c/ Esperanza 2

Santiuste de Pedraza, Barrio La Mata

40171 Segovia
, España

1 comentario

María Jesús

Amelia, me alegro mucho de verte preparar la tienda con tanto mimo e ilusión…Un abrazo desde Ponferrada…

Dejar un comentario

Por favor ten en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados